LA CAPITAL MEDIEVAL DE L'EMPORDÀ

LA CAPITAL MEDIEVAL DE L'EMPORDÀ

Se dice que ya en el siglo XI, los condes de Empúries se instalaron en su residencia i se convierte, así, en la nueva capital del Condado. En este mismo siglo se consagra oficialmente la iglesia de santa Maria, el 8 de setiembre del año 1064, cuan por entonces la estructura del templo era d'estilo románico. Con el tiempo,a finales del siglo XIII, el gótico tomó protagonisme y se levantan las tres naves sobre columnas laterales. La fachada y su magnífica portalada, fechan de pricnipiso del siglo XV, y el retablo de la Mare de Déu de la Candelera, de finales del mismo siglo. 

De los primeros tiempos medievales también se conservan tcasi intactas la torre y el campanario (romaánica y de transición), la pica baptismal (s. XI), el portal de la Gallarda y  la base de las Murallas así como el Pont Vell, catalogado de finals del segle XIII. Soon muchos los otros edificios que también se pueden ver, que aunque fuieron empexzados eb épocas medievales, no finaliza su cosntrucción hasta los siglos XVII y XVIII. El centro histórico monumental conserva, aún, la mayor parte de su trazado y aspecto tradicional, con plazar porticada, conventos y muchos edificos civiles, y con el callejero recordando las actividades que se desarrollavan en cada calle:

Visitar Castelló d’Empúries es viajar en el tiempo. La Vila Comtal conserva todos los vestigios de su capitalidad medieval: calles estrechas, murallas, el Call Judío o la magnífica Basílica de Santa Maria, donde en el interior se conservan grandes tesoros, como el retablo de alabastro de la Virgen de la Candelera (s.XV), así como picas bautismales (s.XIV)  y el órgano dels iglo XIX.

El patrimonio y la actividad social de sus habitantes y entidades, culminan con la celebración del Festival Medieval Terra de Trobadors (todos los segundos fines de semana de setiembre), cuando se revive la época de más esplendor del condadol. Cenas medievales, torneos a caballo, luchas, recreaciones históricas, conferencias y exposiciones, música y danza, y espectáculos de todo tipo, trasladan al visitante a la plena Edad Media. Tambien vale la pena destacar la Ruta de l'Art, que se celebra cada octubre.

Los museos de Història Medieval de la Cúria-Presó del siglo XIV i l’Ecomuseu-Farinera son luares obligados para conocer la historia y el legado de este pueblo encantador del mediterráneo.

Compartir en: